Melajá en Shabat por medio de un perro domesticado

Página 23:b - “incitó a su perro contra él, está exento de pago”. Los grandes poskim debaten si está permitido indicarle a un perro domesticado que realice un trabajo prohibido en shabat. Esta pregunta no es nada sencilla, por lo que debemos deshacer y “desmenuzar” todos sus ingredientes para responderla. Pero primero adelantaremos lo dicho en nuestra suguiá, ya que sobre eso están basados los razonamientos. Nuestra guemará explica que quien incita a su perro contra alguien y éste ataca en respuesta a la orden, quien lo incitó está exento de pagar el daño. Y la razón es que quien incita a su perro lo único que hizo fue inducirlo a atacar; sin embargo, el perro acabó atacando por voluntad p

¿Dónde se dice el kadish en memoria del difunto?

Página 16:b - "construyeron una yeshivá cerca de su tumba". Nuestra suguiá cuenta que en honor del Jizkiyahú rey de Yehudá, una yeshivá de talmidé jajamim fue fundada cerca de su tumba. Como sabemos, está prohibido hablar asuntos de Torá en el cementerio, pues dado que los fallecidos no pueden estudiar Torá y cumplir mitsvot, hacerlo se asemeja a burlarse de un mendigo (Berajot, 3:b, Shuljan Aruj, Yoré Deá, 344:17). Por lo tanto, hay que aclarar por qué se permitió estudiar cerca de la tumba del rey Jizkiyahú. Efectivamente, los Tosafot (dibur hamatjil "shehoshivú") explican que esta yeshivá fue establecida a 400 amot de distancia de la tumba, y no tan cerca de como pensábamos. En cambio, el

¿Cómo se determina quién es pobre para poder darle tsedaká?

Página 16:b "haz que tropiecen con gente necesitada que sea indecente". Nuestra guemará nos cuenta que el profeta Yirmiyahu sufrió mucho por las personas de su generación, quienes rehusaban aceptar sus profecías sobre la inminente destrucción del Bet Hamikdash. Ante esto Yirmiyahu pidió a D-os que los sancionara poniéndoles pobres indecentes en su camino, para que cuando quieran hacer caridad su dinero fuera a parar a manos de personas indignas, de modo que no puedan cumplir la mitsvá de tsedaká. El Maharshá explica que puesto que la tsedaká protege al hombre de los castigos que le corresponden por sus malos actos [como dice el versículo (Mishlé, 21-14) "el dar al escondite, calmar la furia"

¿Hay mitsvá de enterrar el cadáver de un hombre calcinado?

Página 16:b - "y esto es únicamente si nos prosternamos al llegar a modim". Los Tosafot de nuestra suguiá (dibur hamatjil "vehu deló") citan lo dicho en el midrash (Bereshit Rabbá 28-3) acerca de que en la columna vertebral de los seres humanos hay un hueso llamado naskuyi. Si el hombre merece levantare en la resurrección de los muertos, su reconstitución física comenzará a partir de este hueso. Aparentemente se trata de una pieza ósea bastante dura. El midrash cuenta que Adrianus, César de Roma, intentó destruir este mismo hueso echándolo dentro de un molino, poniéndolo al fuego y manteniéndolo mucho tiempo bajo el agua, sin resultado alguno. También le pegó con un martillo muy pesado: el m

Serpientes venenosas

Página 15:b - "la serpiente siempre es muad". Las características de la serpiente siempre fueron objeto de discusión entre los poskim, tanto en lo que respecta a los dinim de los daños como a las leyes de la tefilá. Según Rabí Eliézer en nuestra mishná, los animales salvajes que están domesticados (como el león, el tigre o el oso) "gozan" de un status de tam. Esto significa que si dañan, su dueño sólo deberá pagar la totalidad del daño tras la tercera vez que dañen, mientras que en la primera y en la segunda ocasión que lo hagan pagará sólo la mitad. Una serpiente, en cambio, incluso que esté domesticada siempre es muad, y su dueño deberá pagar todo el daño (incluso la primera vez que dañe).

¿Qué hay de malo en un perro "bueno"?

Página 15:b - "¿de dónde sabemos que no se debe tener un perro malo en la casa?" Hemos concluido a partir de nuestra suguiá, que quien tiene un perro malo en su casa transgrede el precepto negativo de "y no tendrás algo peligroso (damim, sangre) en tu casa" (Devarim, 22:8). Un perro es "malo" cuando acostumbra a ladrar, incluso que no muerda, pues asusta a quienes pasan cerca (Yam Shel Shelomó 7:45, Shuljan Aruj Harav, hiljot shemirat guf venefesh, 3). Y en las palabras del Yam Shel Shelomo: "un perro que ladra a gente que no conoce, aunque no muerda podemos calificarlo de malo". Si alguien tiene un perro de tales características y no quiere transgredir lo dicho en la Torá, debe tenerlo cont

Horneado de dulces con detergente en polvo

Página 9:b - “si le pasó un fuego encendido, es responsable”. Está claro a partir de nuestra suguiá que cuando una persona enciende fuego, es responsable por los daños causados por el mismo (y así es como queda la halajá), incluso que se lo haya confiado a un menor de edad que lo transporta a otro sitio y únicamente allí se produce el daño. La guemará (18:a) añade que quien enciende un fuego también es responsable si éste fue arrastrado/trasladado por un perro. Esto se debe a que la responsabilidad de la persona sobre el fuego que encendió no “caduca” hasta que lo deje al cuidado de una persona adulta y normal. Y así queda dictaminado en el Shuljan Aruj (Joshen Mishpat, 418:7). Esta halajá s

Celebración de un berit milá con la ayuda de un imán

Página 6:a - "para incluir su piedra, su cuchillo y su carga". Durante un shabat del año 5719 se presentó cierto inconveniente en Yerushalayim, el que dio lugar a una interesante pregunta: Un árabe estaba encargado de traer todo el instrumental que un mohel necesitaba para practicar un berit milá, ya que no había eruv en el área. El hombre colocó el portafolio en la sinagoga y se alejó del sitio. Cuanto el mohel abrió su portafolio constató que faltaba el cuchillo con el que debía realizar la milá. Tras una breve búsqueda, éste fue localizado a unos pocos centímetros de la puerta principal de la sinagoga. Como sabemos, está prohibido tomar este cuchillo de su sitio y meterlo en el dominio pr

El uso del shaón (reloj) Shabat

Página 22:a - “Ishó mishum jetsió”. Según la opinión de Rabí Yojanán en nuestra suguiá, la Torá atribuye la responsabilidad de los daños producidos por el fuego a quien lo encendió, debido a que lo considera como “sus flechas”. Es decir, vemos al fuego como si fuera una flecha. ¿Cómo? Tal como cuando una flecha hiere a alguien se relaciona con quien la disparó, lo mismo vale para el fuego: a pesar de que fue encendido en un lugar y quemó en otro, vinculamos el daño con la persona que lo encendió. Esta opinión de Rabí Yojanán incomoda al Nimuké Yossef: si es asi, ¿cómo es posible que en los hogares judíos se enciendan velas antes de la entrada de shabat? ¿Cómo se permite encender el horno el

Tubos de presión de la compañía de agua (mekorot)

Página 6:b - “el muro o el árbol que cayeron”. Puesto que estamos estudiando sobre los daños del fuego (esh) y del pozo (bor), debemos saber que nuestra suguiá tiene amplias repercusiones, más allá de los daños en sí que causan el bor o por el esh. Por ejemplo, una pérdida de agua que causó daños en equipos o una maceta que al caer de una ventana rompe algo. En cada caso corresponde analizar cuál es el prototipo de daño al que corresponde. En el comienzo de nuestro tratado se establecen cuatro prototipos de daños:“el toro, el pozo, el maveé y el fuego”. Cada uno de estos prototipos de daños(literalmente “padres de daños”, avot nezikin) difiere en esencia de los restantes, y,consecuentemente,

Cocinero negligente en su labor

Página 5:a - “daño no visible”. En nuestra suguiá los emoraim discreparon sobre el caso de una persona que provocó un daño no visible, acerca de si debe pagar o no. Este término de hezek sheenó nikar (daño no perceptible) lo explica el Meiri (Guitín 40:b), quien nos dice que se presenta cuando el objeto mismo no fue dañado, sino que la persona provocó que el objeto quede en un estado que la halajá prohíbe su uso. Por ejemplo, una persona que impurificó la terumá de su compañero, si bien no dañó la fruta en sí, la ha dejado inservible. Fue dictaminado (Shuljan Aruj Joshen Mishpat, 385:1) que desde el punto de vista legal esta persona no tiene que pagarle nada a su compañero, debido a que el d

Mazal no significa “suerte”

Página 2:b - “la persona que cuenta con suerte…”. Nuestra suguiá nos explica que el término neguijá alude a un toro que cornea a un ser humano, mientras que neguifá se refiere a uno que cornea a otro animal. Esto se debe a que es más fácil cornear a un animal que a un ser humano, pues el ser humano se halla protegido por un mazal especial (privilegio del que el animal no goza). ¿Qué quiere decir “mazal”? De las palabras de Rashí (Shabat, 53:b y Meguilá 3:a) aprendemos que para cada persona hay un ángel que se ocupa de él y que lo protege de toda clase de peligros. Y esto es a lo que la guemará llama ‘mazal’. El Rambán, en cambio, dice que el mazal no son sino los astros; sólo que hay que sab

Entradas recientes
Buscar por tags
Entradas destacadas
 
Inscribiendote en la lista de NewsLetter de TASHEMA, próximamente comenzara a recibir todas las noticias y novedades de este proyecto que rompe el umbral de los más atrevidos y ambiciosos proyectos de Torá en los últimos tiempos.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon