¿Pueden las plantas absorber sabores?


Página 92:a - “y sintió en ellos sabor a vino”.


Como es sabido, si se corta un trozo de carne con un cuchillo afilado, decimos que el sabor de la carne fue absorbido en el cuchillo.


Y si con este mismo cuchillo luego bajo se corta una verdura ácida o picante, queda prohibido comer esta verdura junto con un alimento lácteo (Shuljan Aruj, Yoré Deá, 96:1 y ver el Ramá), ya que la presión del filo sobre la verdura provoca que el cuchillo libere algo de la carne en él absorbida.


Esta halajá suscitó una interesante pregunta, que fue enviada al Jelkat Yaakov (Inyanim shonim, 23). Ocurrió que un judío introdujo un afilado cuchillo terefá en legumbres picantes que todavía estaban en la tierra, y luego retiró este cuchillo de las verduras. Pasaron varios días y las verduras fueron recogidas de la tierra. En este momento surgió la duda de si sólo las verduras arrancadas absorben un sabor adicional, o si quizás esto también pasa cuando aún están plantadas.


Quien presentó la pregunta trató de solucionarla siguiendo las palabras de nuestra guemará, que nos cuenta que un trabajador de Shemuel le ofreció unos dátiles, y, al probarlos, Shemuel les sintió sabor a vino. Cuando quiso aclarar el asunto, su trabajador le dijo que esos dátiles crecen entre las viñas de su campo, y probablemente por ello sabían a vino. Aparentemente, de aquí podríamos deducir que igual sería en el caso de una verdura que aún está plantada y sigue creciendo, la que también podría absorber un sabor diferente, por lo que, en consecuencia, se debe prohibir su consumo si alguien introduce en ellas un cuchillo terefá.


No obstante, el Jelkat Yaakov discute esta comparación, explicando que los dátiles de Shemuel absorbieron el sabor que llegó a ellos a través de la tierra misma, y que de aquí no podemos probar que las verduras y las frutas absorben sabores cuando se introduce un cuchillo en ellas.


(En nuestro Bet midrash se propuso un razonamiento adicional para diferenciar entre los dos casos. Los dátiles de Shemuel absorbieron al gusto de las viñas hasta el momento que fueron cortados; en el otro caso, en cambio, la verdura fue recogida varios días después de que el cuchillo fue introducido en ella. Es posible, pues, que puesto que la verdura picante siguió creciendo, en ese período esta verdura expulsó el sabor de terefá que le fue introducido).


El Jelkat Yaakov acaba dictaminando que no es necesario probar que la verdura absorbe el sabor del cuchillo, ya que es obvio que al introducir un sabor diferente en él, éste se absorbe también cuando está plantada. La única duda, en un caso que esta verdura siga creciendo después de absorber ese sabor, es si decimos que ésta expulsa el sabor absorbido.


La diferencia entre animales y vegetales: El Jelkat Yaakov finalmente establece que aunque hemos encontrado una idea semejante en animales, es decir, aunque en vida consumen alimentos prohibidos, igual tenemos permiso de comerlos (a los animales), esto obedece a que la temperatura de su cuerpo dilata el alimento ingerido y lo transforma en parte de su propio cuerpo. Las plantas, los vegetales y las frutas, en cambio, no poseen la temperatura de cuerpo necesaria para dilatar lo introducido en ellos. Y, por lo tanto, el Jelkat Yaakov prohibe comer esa verdura después de que el cuchillo fue introducido en ella

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon