Reclamo de un regalo de bodas


Página 48:a - “quien vende un documento de préstamo” (shtar jov).


Nuestra guemará cita la opinión de Shemuel, quien opina que un acreedor puede vender el “pagaré” (letra de cambio) de su deudor, traspasándole así la deuda a un tercero.


Los rishonim discrepan acerca del origen de la opinión de Shemuel en nuestras suguiá. Según los Tosafot (D”H “hamojer”), un kinián shetarot únicamente funciona como decreto de jajamím (mi’derabanán). Y la razón es que la venta de una deuda significa que la obligación del deudor es ahora con el comprador del pagaré (letra de cambio), acción que no tiene ninguna validez mi’deoraytá. Pues el prestamista no posee autoridad para decidir que el deudor pase a estar subordinado (yeshuebad) a un tercero (a no ser que sea con la plena aceptación del deudor). En cambio, Rabenu Tam (citado en el Ran, Ketubot, 44:b, en las páginas del Rif) opina que la venta de una deuda no es más que la venta del derecho a cobrar del prestamista; no obstante, el deudor nunca deja de estar subordinado exclusivamente a quien le prestó. Y, por lo tanto, también mi’deoraytá el prestamista está autorizado a vender la deuda (es decir, el derecho a su cobro).


Regalo de bodas anulado: En nuestros días es común el pago con cheques, los que a veces pasan de mano a mano antes de llegar al banco y ser cobrados. Corresponde analizar, por lo tanto, cuál es la “naturaleza” de un cheque: ¿Acaso equivale a un shetar-jov (letra de cambio o “pagaré”) en el que el titular del mismo se compromete a pagar cierta suma al poseedor del pagaré? ¿O simplemente se trata de un mecanismo de instrucción a los empleados del banco, para que le paguen cierta suma al portador del cheque (en cuyo caso no sería un shetar jov)?


Este asunto tiene amplias repercusiones halájicas. Por ejemplo: una pareja de recién casados recibe un cheque como regalo de boda; cuando intentan cobrarlo, los empleados bancarios les indican que el titular canceló el cheque. ¿Acaso la pareja puede reclamar el dinero ante un bet din? Depende cómo miremos el asunto: Si decimos que la escritura de un cheque es una obligación asumida por el titular del mismo, el din será que éste debe pagar a la pareja, y éstos podrán exigírselo frente a un bet din. En cambio, si consideramos que un cheque es una simple instrucción al banco de pagar, la pareja no podrá reclamar el cheque, ya que su titular nunca se comprometió con ellos.


“¡Paguen $ 100 a fulano!”: Si nos fijamos en el texto de cualquier cheque común, notaremos que el mismo no revela nada en lo concerniente a la intención de quien lo firma. En él no hay nada que nos indique que el titular le deba algún dinero al portador del cheque, sino únicamente una instrucción al banco de pagar cierta suma a determinada persona, sin detallar la razón en la que se originó esta orden de pago. Por lo tanto, del texto del cheque no se puede deducir que su titular reconoce que tiene una deuda con su portador.


Ley británica respecto a las letras de cambio: El texto de la ley británica sobre el que se basan las leyes que hoy rigen este asunto deja mucho que desear, pues deja un terreno muy amplio que se presta a diversas interpretaciones. Pues por un lado la ley decreta que quien escribe un cheque no puede cancelarlo. A priori, esto indica que la escritura del cheque no es únicamente una instrucción al banco, sino además un reconocimiento de una deuda que el titular del cheque tiene con el portador.


Pues, de no ser así, ¿por qué no puede cancelarla? Por otro lado, en otro párrafo de la misma ley leemos que un cheque no se considera la aceptación compromiso, sino únicamente una prueba.No obstante, la forma en que se acostumbra a negociar con cheques indica deque, en realidad, solemos considerarlos muy diferentemente. Por lo tanto, se puede deducir que ya que la intención de alguien que da un cheque es generar una deuda y verlo como una obligación total, hay que considerarlo como una shetar jov (letra de cambio, “pagaré”). Y, siendo así, quien le obsequió el cheque a esta pareja deberá pagárselo.Si indagamos en los libros de los poskim encontraremos una diversidad de posturas y discrepancias sobre el tema. Quienes se encuentran involucrados en el sistema saben que existen muchas opiniones entre los distintos batei din, cada uno de cuales dictaminará según su parecer (ver Shut Iguerot Moshé, JO”M segundo tomo-14, Minjat Yitzehak quinto tomo-119, Shevet Halevy, séptimo tomo-222 y noveno tomo 291-5, y Meorot Natán, octavo tomo - 103,106).

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon