Echar melocotones delante de los novios


Página 56:b - “quien es mekadesh utilizando frutas de orlá”.


Nuestra mishná explica que si una persona mekadesh a una mujer con frutas de orlá, ésta no se considera mekudeshet. Y la razón de esto es que está prohibido derivar placer de estas frutas.


Por lo tanto, cuando el hombre se las da a la ishá, no se considera que le está entregando el equivalente al valor de una prutá.


Y puesto que está prohibido comer esas frutas, los poskim debatieron si corresponde evitar conducirse despreciativamente con ellas, tal como procuramos evitar ser despectivos con cualquier otro alimento (como sabemos, está prohibido ser despectivo con los alimentos). Esto tiene relevancia para la costumbre de arrojar cereales o frutos delante de los novios, como explicaremos más adelante.


La almendra: símbolo de prosperidad: En la época del Talmud tenían por costumbre echar almendras y nueces (egozim) delante de los novios (Berajot 50:b).


La obra Taamé haminhaguim (940) explica que echaban precisamente esas frutas, pues la palabra egoz tiene el valor numérico de jet (pecado) y de tov (bueno), lo que insinúa que en el día de la boda los pecados son perdonados (Rashi, Bereshit, 36:3).


Asimismo la almendra es un símbolo de fertilidad, por lo que al arrojarlas sobre la joven pareja estamos deseándoles que puedan reproducirse rápidamente, tal como el almendro es rápido en crecer. Posteriormente se estableció la costumbre de echarle trigo a los novios, lo que también representa prosperidad, como dice el versículo (Tehilim 147:14): “Quien establece la paz en sus fronteras y se satisface con aceite de trigo” (Abudrahám, seder birkat erusin ve’nisuin). El Harokeaj (352) escribe que se trata de un momento propicio para bendecir a los novios, deseándoles que se multipliquen rápidamente como el trigo.


Respeto por los alimentos: La guemará (Berajot, Ibíd.) explica que hay que ser cuidadoso con los alimentos y, si es invierno, evitar echar nueces o almendras delante de los novios, pues en esos días la tierra está mojada y la fruta se embarra, desperdiciándose. El Shuljan Aruj (O”J, 171:5) sugiere que cuando echan trigo delante de los novios, hay que barrer el sitio inmediatamente para que nadie pisotee los granos.


Echar fruta de orlá delante de los novios: Una vez aclarado que está prohibido echar frutos que van a acabar estropeándose, surge la duda de si también se prohíbe echar frutos de orlá. Por un lado, ya que no se pueden comer, es posible que ni siquiera tengan status de alimento; por otro lado, puede ser que aún así sean considerados comestibles. Y, por lo tanto, corresponde conducirse cuidadosamente con ellos. Por ello estará prohibido echar frutos tiernos como melocotones (duraznos), los que fácilmente se estropean del mero impacto contra el suelo. Pero si consideramos que los frutos de orlá no tienen status de alimento,no hay por qué prohibir echarlos, incluso sabiendo que se van a estropear. El autor del Perí Megadim, quien se ocupa de esta pregunta (O”J, 171, seif katán 1), decide que está prohibido arrojar frutos de orlá, pues fuera de que debemos evitar que los alimentos se estropeen, existe además la infracción de despreciarlos. Y, quien lo hace, es como que “pateara” la bondad del Creador.


Con todo esto no hemos comprendido aún por qué está permitido echar frutas de orlá secas, que no se estropean como resultado del impacto contra el suelo (como por ejemplo almendras y nueces). Y la pregunta viene por el hecho de que ya dijimos que está prohibido derivar provecho de frutas de orlá, que es lo que precisamente hacen quienes las echan delante de los novios.


El Perí Megadim menciona las dos razones por las que esto está permitido: 1. Hay que diferenciar entre el goce de“alimentarse”, lo que constituye un uso de la fruta misma (y entonces será algo prohibido) y el goce de echarlas, que es un placer “exterior a la fruta” (donde no se deriva goce de la fruta sino con la fruta, lo que no implica infracción alguna).2. Siendo que quienes echan estos frutos no lo hacen por su propio goce personal,sino como un modo de augurarles prosperidad y bendición a los novios, se les considera que están cumpliendo una mitsvá y no que las usan para su beneficio. Y además tenemos la regla de que mitsvot lo lehenot nitnu, es decir, que el goce de la propia mitsvá no es considerado como cualquier goce normal. Birkat hailanot sobre frutas de orlá: Existe otro amplio debate entre los poskim,el que resulta de la prohibición de gozar de las frutas de orlá. Rabí Akiva Iguer Zts”l (O”J 226) indica que quizá esté prohibido decir birkat hailanot sobre árboles de orlá,ya que el texto de la berajá dice, “para hacer gozar con ellos a los seres humanos”.


Estos árboles, por lo tanto, siendo que se prohíbe derivar placer de sus frutos, no sirven para pronunciar la bendición de birkat hailanot. No obstante, algunos de los poskim (Erev Shabat, 22) escribieron que esta bendición no es una berajá especial sobre el árbol que tenemos delante nuestro, sino una bendición que incluye a todos los árboles. Por lo tanto, se puede decir la berajá delante de un árbol de orlá. Asimismo,puesto que en los años subsiguientes cuando haya acabado el período de la orlá,estará permitido derivar placer de ellos, la berajá no es considerada en vano (Rav Pealim, O”J, volumen 9, y ver lo que allí dice sobre la opinión del Perí Megadim).

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon