¿Cómo se producen los sueños?

Página 51:a - “los sueños no constituyen un indicio de algo bueno ni de lo contrario”.

Nuestra guemará cuenta de alguien encargado de administrar la herencia de ciertos huérfanos (apotropos) a quien Rabí Meir le impidió negociar con sus propiedades, debido a la prohibición general que tiene el apotropos de comercializar con las mismas (a no ser cuando lo hace para asegurarles el sustento). Esa noche Rabí Meir soñó que del cielo encaminaban al apotropos a causarles pérdidas a los huérfanos, debido a que se trataba de una familia de gente malvada (sus padres o quizá los huérfanos mismos) (ver Hagahot Yaabets). Rabí Meir no le atribuyó ninguna importancia al sueño y, repitiendo las palabras de la guemará, dijo: “los sueños no constituyen un indicio de algo bueno ni de lo contrario”.

Los sueños de los profetas: el Rámbam (Moré Nevojim 2, Cap. 45, e Hiljot Yesodé Hatorá 7:2) explica que aunque el Tanaj cuenta de muchos sueños que eventualmente se confirmó que eran verídicos (es decir, lo que ocurría en ellos se cumplió y/o cuadraba con la realidad), en verdad no eran sueños comunes, sino sueños que estaban al nivel de la profecía y sobre los que la guemará no menciona esta regla de que los sueños son irrelevantes para conocer la realidad.

¿Cómo se producen los sueños? El Tashbats (responsa 2:148, según la guemará Berajot 55:b) explica que hay dos clases de sueños: los sueños que no son mentira (y cuya fuente es el ángel de los sueños) y los sueños sin sentido. Estos últimos son resultado de la alimentación inadecuada, la que influye sobre la imaginación la persona y provoca el revoloteo de las imágenes que su mente capta durante el día, encadenándolas hasta formar las secuencias de la visión que tuvo. Los poskim se ocupan de varios aspectos concernientes a los sueños, como por ejemplo si es que hay que preocuparse de sueños que auguran infortunios o, asimismo, si es que alguien que hizo una promesa o se comprometió a ciertas cosas mientras soñaba, debe considerar ese sueño como algo serio (tal como cuando está despierto) o no.

Persona que hace un neder (promesa) mientras duerme: Entre los poskim encontramos rishonim (responsas Rashba 1:568) según quienes la persona que hace un neder durante un sueño necesita que se lo anulen (hatará), tal como si lo hubiera hecho estando despierto. Pero el Rosh (responsa, 8:11) discute esta opinión y dice que tal sueño carece de importancia. El Shuljan Aruj (YO”D 334:35) dictamina que en la práctica la halajá es como el Rosh.Hatará durante un sueño: ¿funciona? A pesar de lo dicho hasta ahora, la guemará (Nedarim 8a) aborda con mucha seriedad el caso de alguien que sueña que lo excomulgan (niduy), señalando que éste debe anular el niduy. La razón de ello es que frente a un sueño siempre debemos dudar si es verídico o no. Siendo así,puesto que hablamos de un niduy –algo bastante severo– el Ran indica que la persona debe temer de que quizá este niduy le haya sido enviado de los cielos. E incluso que en el mismo sueño haya visto que le anulan (hatará) el niduy, no podrá fiarse de ello. Pues sabemos que en todo sueño hay algo de mentira. Y, por lo tanto,bien podría ser que la parte “mentirosa” del sueño fuera la hatará precisamente y todo el resto verdad.

Y así es como dictamina el Shuljan Aruj (YO”D, 334:35).Señal de los cielos: un judío soñó que juraba que en determinada fecha pagaría cierta deuda que había contraído, tras los cual fue a preguntarle al Ridbaz si debía pensar que había algo real en esto. En su respuesta (responsa 4:99) el Ridbaz decide que, incluso para quienes sostienen que la persona no debe tomar en serio un sueño en el que hizo votos o promesas, de todos modos cuando el neder sea con un propósito de mitzvá, esto es una señal que desde el cielo le están “empujando” a cumplir esa mitzvá. Y, por lo tanto, deberá pagar su deuda el día indicado. Pues el pago de una deuda contraída constituye un mitzvá. Interpretación del sueño según el intérprete: es interesante mencionar lo que dice el Maharshá (Berajot, 55:b), que en la mayoría de los sueños –excluyendo los que vienen del ángel encargado sobre los sueños– el intérprete tiene influencia sobre el sueño. Por lo tanto, si su interpretación es buena el resultado será positivo; y si no lo es, será lo contrario. El Maharshá añade que no debemos sorprendernos que el intérprete tenga poder de influenciar sobre el sueño, pues sabemos que el hombre tiene el poder de influenciar con su ojo, a lo que llamamos Ayin hatov (buen ojo) yAyin hará (el mal de ojo). De aquí vemos que el hombre tiene ciertos poderes que aparentemente desconocemos.El sueño y su interpretación: El autor de la obra Ben Ish Jay era conocido por su gran inteligencia, por lo que la gente acostumbraba a contarle todo tipo de cosas extrañas que soñaban durante la noche, esperando que él supiera interpretárselos. Una vez alguien soñó que leía varias veces una sucesión de letras en hebreo,aunque equivocándose y sin conseguir leerlas en orden.

Esta persona le dice al BI”Jque estaba deprimido a causa del sueño y que necesitaba oír una interpretación verdadera...Veintidós letras en correspondencia a las cien bendiciones: En su respuesta el BI”J (responsa Torá Lishmá 466) cita las palabras del Ari Hakadosh, quien escribe que“las 22 letras del alfabeto hebreo corresponden a las 100 bendiciones que debemos decir todos los días; y cuando a una persona le falta alguna de ellas, la letra correspondiente a esa bendición también faltará o estará defectuosa. Asimismo,cuando esa berajá es recitada en forma inadecuada, la letra correspondiente queda obscura y no ilumina. Esto significa –contesta el BI”J– que del cielo le están indicando que debe ser más cuidadoso en la mitzvá de decir 100 berajot diarias.”

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon