¿Cómo se disuelve una sociedad?


Nuestra guemará cita la opinión de Rabí, que sostiene que el trigo que creció en un campo de un judío y un goy (socios) “produce” una mezcla (taarovet) de tevel y julín. El tevel es la cosecha sobre la que recae la obligación de separar los obsequios estipulados en la Torá (afrashá); el julín (literalmente: “profano”) es la cosecha “limpia” de obligaciones y sobre la que no recaen deberes halájicos. Por lo tanto, de la cosecha del judío se deberán separar las matanot que la Torá estipula que se deben entregar al kohén, al leví y al pobre, al tiempo que la cosecha del goy estará libre de obligaciones. Siendo así, la división de la cosecha no puede resolver el problema, pues toda la duda es saber a quién pertenece el trigo una vez crecido (algo que un acto de división no soluciona).

Rashi y los Tosafot discrepan respecto de la definición de esta mezcla. Según Rashi, cada grano –incluso cada partícula– de la cosecha tiene un status de mezcla, por lo que cada grano pertenecerá a ambos socios. Para Tosafot y otros Rishonim, sin embargo, el asunto no se define en tal forma. Según ellos Rabí no opina que cada grano pertenece a ambos socios, sino que en toda la cosecha cada uno de ellos posee la mitad. El problema reside en que ignoramos qué mitad pertenece a quien; no obstante, cada uno de los socios es propietario de un conjunto específico de granos (propiedad de la que su socio no tiene ninguna participación). Esta discrepancia tiene implicaciones halájicas: ¿cómo se separan los regalos – terumot umaasrot– que se le debe dar a los kohanim y a los leviím? Según la opinión de los Tosafot, quienes sostienen que hay granos que son del judío y otros del goy, podría ser que los mismos fueron separados de la cosecha del goy para exentar la cosecha del judío, por lo que la cosecha y el maaser separado para exentarla estarán en diferentes niveles de jiuv y el maaser no recaerá. Exactamente como si nunca lo hubieran separado. Pero según Rashi (quien opina que cada grano pertenece a los dos) no existe este problema, puesto que el nivel de jiuv de la cosecha y de los regalos es idéntico.

¿Y cómo se disuelve una sociedad? Según la Torá una persona está obligada a separar terumá de la cosecha de su campo exclusivamente, y no lo estará quien la compra de su compañero (aunque igual lo estará miderabanan –por decreto rabínico– como vemos en el tratado de Baba Batra, pág. 88:a). Y he aquí que el Rámbam (Hiljot Mejirá 13:12 e Hiljot Maaser 6:10) escribe que cuando dos personas disuelven una sociedad, cada uno es visto como si fuera el comprador del otro. Y ello obedece a la simple razón de que dado que no sabemos identificar la parte correspondiente a cada socio, cabe la posibilidad que al repartir la propiedad, uno haya tomado la parte de su compañero y viceversa. Por esta razón consideramos que al momento

de disolverse una sociedad cada uno compra la parte del otro.

Siguiendo esta idea, R. Jayim Kanievsky (Derej Emuná, primer capítulo de terumot, Shaar hatziun 351) plantea una interesante pregunta sobre dos socios judíos que dividen su cosecha. (Remítase a la fuente si le interesa el tema).

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon