La ley de “protección del inquilino” a la luz de la halajá

Después de la Primera Guerra Mundial se produjo tal desbarajuste en Europa, que muchas familias quedaron sin techo. Las autoridades necesitaban encontrar una rápida solución, por lo que en muchos países se instituyó la ley de protección al inquilino. Según esta ley, la suma que podía cobrarse como alquiler pasó a tener un límite, e incluso se estableció que un propietario no podía lanzar a los inquilinos mientras éstos cumplieran sus obligaciones. De hecho se trata de una legislación bastante poco común, pues supone una intervención del gobierno en los derechos de propiedad privada de los ciudadanos. Mucha tinta fue vertida por los grandes poskim, a quienes les surgió o les fue presentada la

Gabai de tsedaká que quiso morir con las manos limpias

Página 111:b -"veim hayá davar sheyesh bo ajarayut". En nuestra suguiá está claro y todos están de acuerdo (incluso quien opina que los herederos son considerados adquisidores), que si un hombre fallece y deja a sus hijos objetos que robó, éstos deben regresarlos, a pesar de que los han adquirido por shinuy reshut y ya no pertenecen a sus dueños originales. El objetivo de este din es que los hijos puedan honrar a sus padres, debido a que si los herederos usaran estos efectos robados la gente los reconocería, y la no tan limpia memoria de su padre saldría nuevamente a la luz. Diferencia entre el respeto y el desprecio del honor de un padre: El Rosh (Ketubot, perek 9, simán 14) analiza el debe

La amargura del dátil fue lo que decidió la kashrut del lulav

Casi no hay un sucot en el que no surja la clásica pregunta acerca del “lulav canario”. Este lulav fue traído a Israel desde las Islas Canarias del Océano Atlántico, hace más de 100 años. Muchas de sus semillas fueron plantadas en la zona del Sharon, Yerushalayim para embellecer las ciudades. La discusión acerca de si este lulav sirve para cumplir la mitsvá de arbaat haminim es muy antigua. Distintos agrónomos y expertos dieron su opinión acerca de cuáles son los criterios para establecer si esta palmera pertenece a la familia de la palmera normal. El libro Arbaat Haminim, donde el problema es explicado claramente, cita la opinión de quienes dijeron que al igual que hay manzanas con diferent

Un solo set de arbaat haminim para dos comunidades

En una comunidad de Italia cierta vez pasó que ninguno de sus miembros disponía de los arbaat haminim para la festividad de sucot (a pesar todos sus esfuerzos por contar con ellos). Sin embargo, durante jol hamoed corrió el rumor de que los habitantes de la ciudad vecina (a unas 40 horas de camino) contaban con un set. Los miembros de la primera comunidad se apresuraron a enviar un mensajero que fuera a pedir los arbaat haminim, a fin de que también ellos pudieran –aunque fuera una vez– cumplir la mitsvá. Los miembros de la segunda comunidad dudaron: por un lado, considerando que durante la mayoría de la festividad ellos ya habían podido cumplir la mitsvá, quizá tenían el deber de entregar

Queso después de un abundante almuerzo con carne

Página 110 - ¿y un almuerzo bien cargado no cuenta? Había un judío gravemente enfermo y que no podía comer como todos, al que los médicos alimentaban a través de su estómago. Este enfermo se dirigió al Jelkat Yaakov (Shut Ohr HaJaiim, 52 y 116) para consultarle si debía decir berajá antes de recibir su alimento, a pesar de que no lo ingería por boca. Para contestar a esto, primero debemos definir las condiciones que deben cumplirse para que exista obligación de decir una berajá antes de comer. En nuestra suguiá está explicado que alguien que come hasta sentirse pleno, al punto de ni siquiera poder pensar en comida, no tiene permiso de cumplir la mitsvá de comer la carne de un sacrificio, deb

Medicación para administrarse en la víspera de un ayuno y poder soportarlo

La guemará aprende a partir del versículo "verapó yerapé" (Shemot, 21:19), que los médicos tienen permiso de curar. Los Tosafot explican que la Torá repite el término “curar” (“y curar curará”) para indicar que los médicos tienen permiso de curar todas las enfermedades, tanto las que vienen por el hombre mismo como las que se presentan como un castigo Divino. Sin esta doble expresión del versículo diríamos que el médico sólo tiene permiso de curar las enfermedades que se deben al hombre, como por ejemplo cuando alguien contrajo pulmonía por haber estado expuesto al frío o cuando otro le hirió. Podríamos pensar que este es el tipo de dolencias y/o enfermedades que la Torá dio permiso de curar

Entradas recientes
Buscar por tags
Entradas destacadas
 
Inscribiendote en la lista de NewsLetter de TASHEMA, próximamente comenzara a recibir todas las noticias y novedades de este proyecto que rompe el umbral de los más atrevidos y ambiciosos proyectos de Torá en los últimos tiempos.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • YouTube Social  Icon

Contacto en Israel:

+972-2-572-1905

Ha-Rav Khizkiya Shabtai St 1, Jerusalem

Contacto en México

+525585262236

© 2019 BY TASHEMA

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon